Control de plagas en productos agroalimentarios almacenados con redes insecticidas

El uso de redes tratadas con insecticidas de efecto de larga duración, ampliamente utilizadas para el control de enfermedades transmitidas por los mosquitos, puede ser también una tecnología prometedora para prevenir infestaciones de insectos en productos agroalimentarios almacenados. Más que una barrera física, la red tendria un efecto insecticida letal directo o subletal sobre el comportamiento de los insectos, impidiendoles moverse y dispersarse por las instalaciones. 

La clave en los programas de control integrado de plagas en instalaciones donde se almacenan granos y productos derivados es la prevención, un factor que puede evitar altos costes asociados a la pérdida de producto dañado y también a los caros procesos de desinsectación y/o desinfección necesarios una vez que los insectos entran y proliferan en las instalaciones.

Pero la prevención no siempre es fácil, dada la abundancia de insectos en el exterior de las instalaciones, la capacidad para volar y dispersarse que tienen algunos de ellos y la posibilidad de que también entren en las instalaciones con productos ya infestados.

Algunas prácticas preventivas incluyen sellar grietas, mantener puertas y ventanas cerradas o proteger todas las oberturas con rejillas. En el caso de esta última opción, la detención de los insectos puede ser efectiva, pero, a menudo, el pequeño tamaño de las oberturas en las rejillas, para evitar que los insectos puedan pasar, no permiten un flujo adecuado de aire y pueden obstruirse fácilmente con el polvo de los granos.

Coincidiendo con una creciente demanda, por parte de los consumidores, de productos orgánicos y sin residuos de insecticidas, el desarrollo de nuevas herramientas de control, que ayuden a prevenir las infestaciones de insectos en este tipo de instalaciones con el mínimo uso de insecticidas, son una opción muy deseable. Entre ellas está el uso de redes con insecticidas incorporados de larga duración. 

Redes con insecticidas incorporados de larga duración (LLIN)

Las redes con insecticidas de larga duración (LLIN, por long-lasting insecticide-incorporated netting en inglés), se formulan generalmente con un insecticida piretroide, como la permetrina o la deltametrina, y pueden ser efectivas hasta por un año o incluso más tiempo. 

Desde la década de 1990, las redes LLIN se han utilizado en regiones tropicales y subtropicales para controlar los mosquitos y reducir la propagación de enfermedades como la malaria. A diferencia de las primeras versiones de estas redes, que requerian un tratamiento repetido con insecticidas a lo largo del tiempo, las redes LLIN se producen actualmente de forma que el insecticida queda incorporado en sus fibras y se libera lentamente, consiguiendo una eficacia residual de hasta varios años.

Recientemente, este tipo de redes se está considerando también como una herramienta potencial para controlar las infestaciones de insectos en productos agroalimentarios en las fases de post-cosecha. Sin embargo, quedan hipótesis abiertas en cuanto a su efectividad. Dado que no representan una barrera física efectiva, ya que la mayoría de los insectos que afectan a los productos agroalimentarios almacenados son suficientemente pequeños para pasar a través la red, es necesario comprobar si la exposición a la red con insecticida tiene efectos suficientemente pronunciados sobre la supervivencia y sobre el comportamiento de los insectos, como reducir su capacidad de movimiento y dispersión en las instalaciones.

Un estudio realizado por el U.S. Department of Agriculture (USDA) en EEUU analiza la efectividad de las redes LLIN para controlar dos plagas principales de productos agroalimentarios almacenados: Tribolium castaneum  en la producción de harinas y  Rhyzopertha dominica en granos enteros almacenados.

T. castaneum se alimenta de granos ya quebrados, es un volador débil y se limita principalmente a las instalaciones y áreas localizadas, en las que se procesa el grano. Por el contrario, R. dominica se alimenta de granos enteros, con larvas que se alimentan y desarrollan internamente en el grano, y es un excelente volador con capacidad de dispersión a larga distancia.

Estas dos especies de insectos fueron escogidas por sus acusadas diferencias de comportamiento: si las redes LLIN son efectivas para dos especies tan divergentes, es probable que sea una tecnología prometedora contra una variedad de otros insectos de productos almacenados.

Efectividad para prevenir infestaciones

El estudio examina los efectos subletales que tienen las redes LLIN sobre los insectos mencionados, concretamente el impacto que tienen sobre su capacidad de movimiento y de dispersión. Estudios previos demostraron que las redes LLIN son letales para estos mismos insectos, sin embargo el largo tiempo de exposición necesario para producir la mortalidad ha cuestionado su capacidad para prevenir de forma efectiva la dispersión de los adultos después del contacto con la red, especialmente teniendo en cuenta que pueden arrastrarse a través de sus agujeros.

Los resultados de las pruebas (realizadas con redes LLIN y redes de control para establecer comparaciones) mostraron que incluso tiempos breves de exposición (1 minuto) a las redes LLIN son suficientes para provocar la misma reducción drástica en el movimiento y el aumento de la desorientación en el insecto que las exposiciones más largas de 10 minutos. Además, un tiempo de exposición de 5 minutos fue suficiente para reducir sustancialmente o prevenir eficazmente la dispersión de insectos adultos, siendo R. dominica la más susceptible de las dos especies estudiadas.

control plagas

La capacidad de dispersión se mantuvo reducida incluso después de un período de 2 a 3 días, durante el cual los adultos de T. castaneum o R. dominica podrian haberse recuperado, pero no lo hicieron. A pesar de que dos tercios de los adultos analizados en los ensayos podrían considerarse vivos o afectados después del contacto con la malla de insecticida, los datos de comportamiento sugieren que los adultos de ambas especies son incapaces de dispersarse dentro de las instalaciones con alimentos, o muestran una reducción notable en su capacidad de dispersión.

Esto indica que, si bien la mortalidad puede ser inicialmente incompleta, después de breves períodos de contacto con la red, como puede ocurrir si se coloca en ventanas, respiraderos o contenedores, ésta puede ser adecuada como barrera para detener la entrada de los insectos.

Las distancias recorridas por T. castaneum y R. dominica después de la exposición a la red disminuyó de tres a cuatro veces, en comparación con los controles.  Además, T.castaneum mostró reducciones de múltiples veces en el movimiento dentro de las 2h posteriores a la exposición, mientras que los efectos sobre R.dominica fueron aún más inmediatos. En ambas especies los efectos sobre el comportamiento duraron hasta 7 dias después de la exposición, lo que sugiere que esta tecnología tiene efectos inmediatos y duraderos sobre la dispersión de ambas especies.

Posibles aplicaciones

Los autores del estudio apuntan una variedad de usos potenciales para las redes LLIN en la industria agroalimentaria. Por ejemplo, su incorporación en respiraderos y ventanas, con la ventaja de permitir una mejor circulación del aire que las rejillas que actúan sólo como barrera física, o como protección cubriendo palés con alimentos almacenados.

Un problema asociado a las redes LLIN es la dosificación incompleta de insecticida que pueden recibir los insectos después de un contacto breve, pero puede mejorarse utilizando redes que combinen el efecto insecticida con un semioquímico (por ejemplo feromonas) de efecto atrayente. De este modo, la red atraeria y mataria a los insectos. La combinación de la red insecticida con semioquímicos atractivos puede aumentar asi la interceptación de las plagas antes de que puedan acceder a los alimentos, e inducir una exposición más prolongada al insecticida.

El estudio concluye que las redes LLIN son una tecnología muy prometedora y su inclusión en los programas de control integrado de plagas puede ayudar a mantener los productos agroalimentarios almacenados libres de infestaciones.

FUENTE: higieneambiental.com

Mapa