El amoniaco brilla en el cielo de la refrigeración

La reducción gradual de los HFC en el marco de la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal -así como la necesidad para ahorrar costes mediante la mejora de la eficiencia energética- está despertando un gran interés por los sistemas refrigerantes de bajo PCA para la refrigeración industrial, donde ya se usaba habitualmente en la industria alimentaria. Y el amoniaco es una de las estrellas del momento.

El rendimiento del amoniaco como sustancia de transferencia de calor en grandes plantas de refrigeración de tamaño industrial es conocido desde mediados del siglo XIX. De hecho, según el Instituto Internacional de Refrigeración de Amoniaco (IIAR), se usó por primera vez en Francia en 1850.

Sin embargo, la cantidad de amoniaco utilizado en los sistemas de refrigeración puede ser un problema que la industria ahora está abordando gracias al aumento de los sistemas de amoniaco de baja carga y la proliferación de sistemas de CO2 transcríticos. El resultado es la utilización de cantidades más pequeñas de amoniaco, eso sí sin comprometer la eficiencia energética ni el coste de la instalación.  La última conferencia ATMOsphere Asia, organizada por la editorial Accelerate shecco en Singapur, presentó varios casos de éxito en este sentido que aúpan el amoniaco como una gran solución en contextos industriales.

Otro handicap que puede presentar el amoniaco es la seguridad. Sin embargo, la industria asume ya con naturalidad que la formación del personal técnico, las precauciones de uso recomendadas y los sistemas automáticos de control son la fórmula para hacer un uso eficiente de este refrigerante.

Fuente: http://www.aefyt.es

Mapa