Correcciones a la Norma UNE 100030:2017 sobre control de Legionella

Dos años después de su publicación, la Norma UNE 100030:2017 tiene un  balance positivo en cuanto a mejorar la seguridad y los estandares técnicos en la prevención y el control de la Legionella. Esta última actualización de la norma, publicada en 2017, ha sido corregida y mejorada recientemente por el comité técnico CTN 100 de AENOR y publicada en la web de la Asociación.

NOTICIA 47

Hace ya dos años que se publicó la esperada actualización de la norma UNE 100030, que establece el marco para la prevención y el control de la Legionella. La publicación de la UNE 100030:2017 permitió adecuar la normativa a los conocimientos técnicos y científicos actuales en el sector, a la espera de que el RD 865/2003, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, que ya tiene 16 años de antigüedad, sea actualizado en algún momento.

Balance de la UNE 100030:2017 

El balance de estos dos años de aplicación de la norma es positivo desde el punto de vista del sector. Así lo considera la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT), una de las instituciones que participó en la necesaria revisión de la norma, que destaca algunos aspectos concretos en los que la norma ha mejorado la prevención y el control de la legionelosis, asi como la actividad del sector a nivel técnico.

Uno de los aspectos destacados es el avance en la clasificación de los equipos de riesgo. Con la ampliación de las instalaciones contempladas por la norma como de riesgo se ha conseguido una clasificación exhaustiva de las mismas, más allá de la clásica división entre equipos de alto o bajo riesgo, carente, según AEFYT, de rigor científico.

Además, se han incorporado instalaciones, anteriormente no contempladas como de alto riesgo, que, según la experiencia de los últimos años, han sido causantes de brotes de legionelosis. Y, por ejemplo, la inclusión en la norma como equipos susceptibles al control los humidificadores usados en terrazas y establecimientos, aporta una mayor protección de la salud pública.

Otro aspecto importante son los avances en los protocolos de prevención, detección y actuación frente a la bacteria, que han aportado una mayor seguridad. Destacan la actualización al conocimiento técnico actual de la toma y el transporte de muestras, los ensayos microbiológicos y fisioquímicos, el uso de métodos alternativos al cultivo para la detección y cuantificación de la Legionella en las muestras, y por último, la generación de informes. 

Por ejemplo, las técnicas rápidas de detección de la bacteria han permitido obtener resultados en poco tiempo, apenas dos horas, y actuar en consecuencia. De este modo, se ha incrementado la seguridad socio-sanitaria y se han reducido costes, en tanto que, al poder iniciarse los tratamientos desinfectantes con mayor rapidez, no es necesario clausurar equipos como las torres de refrigeración.

AEFYT destaca también que la actualización de la norma haya permitido eliminar la obligatoreidad de una distancia mínima entre el lugar en el que se ubican los equipos y las personas, a cambio de la incorporación de instalaciones más completas, dotadas de separadores de gotas, que incrementan la seguridad. Y, finalmente, también se considera positivo que los niveles de legionela para iniciar acciones se haya establecido con la UNE 100030:2017 en 1.000 UFC/l, frente a las 100 UFC/l de la versión de 2005, un nivel muy común, según AEFYT, en cualquier acumulación de agua, que obligaba a realizar muchas actuaciones innecesarias.

Correcciones en la UNE 100030:2017

Este mes ha sido publicada en la web de AENOR la versión corregida de la Norma UNE 100030:2017, que incorpora las mejoras y correcciones editoriales detectadas por el comité técnico CTN 100 Climatización de AENOR,

Se incorporan las siguientes correcciones:

  • A lo largo del texto se ha sustituido la palabra “plan(es)” por “programa(s)” donde procede y se han realizado otras correcciones de tipo redaccional.
  • En el capítulo 2 se corrige la referencia “UNE-EN ISO 11731-2” por “UNE-EN ISO 11731” y se elimina la referencia “UNE-ISO 11731”.
  • En la tabla 1, 2a fila del programa de muestreo y análisis del agua, la periodicidad mínima se sustituye “Semanal” por “Mensual” por coherencia con el resto de la norma.
  • En la tabla 8, 1a fila del programa de muestreo y análisis del agua, la periodicidad mínima se sustituye “Trimestral” por “Semestral” por coherencia con el resto de la norma.
  • En la tabla E.4, 2a fila se sustituye “No detectada o ˂ 100” por “No detectada o ≤ 100”.
  • En la tabla F.5, 3a fila de las instalaciones de refrigeración la frecuencia mínima se sustituye “SEMESTRAL” por “TRIMESTRAL” por coherencia con el resto de la norma.
  • En el capítulo H.1.1.1.2, punto 6, se sustituye la referencia “A.1.1” por “H.1.1”.

Fuentes: AEFYT , AENOR E HIGIENE AMBIENTAL

Mapa